Has pensado....

: : : ―Deberías ver los ojos de Axel ―contesté dándole la espalda mientras caminaba hacia la ventana que (no fue ninguna sorpresa) estaba cubierta por tablas.
«Incluso tú llorarías al ver esos ojos.» : : :

domingo, 27 de junio de 2010

Visita

Habian pasado ya algunos dias desde aquella noche en que Alejandro llego a casa de uno de sus mejores y mas viejos amigos.

De hecho, esa noche, Carlos recordaba como sucedio todo.

Estaba lloviendo y toda la casa estaba en silencio. Carlos estaba recosatado sobre su cama, al lado de un chico que habia conocido hacia algunos dias. De pronto unos golpes en la puerta lo hicieron levantarse.
Al asomarse por una pequena ventana al lado izquierdo de la puerta, su corazon salto de emocion y su mente viajo a todos esos lugares que habia visitado junto con su gran amigo Alejandro.
La noche lujuriosa que tenia planeada con el chico numero tres de ese mes, oficialmente podia irse al demonio.
-Viejo! Como estas? -abrio la puerta y extendio los brazos para recibirlo.
Alejandro se lanzo contra el con una sonrisa en su rostro.
-Cabron! Como estas?! -despues de abrazarlo y darle unos golpecitos en la espalda se alejo un poco, miro a Carlos con sospecha y dijo en coz baja- estas de cabron verdad? Y yo aqui molestando. De seguro estabas cogiendo.
-No, no, para nada. Pasale wey! Que milagro.
-Seguro que no te estabas enredando a alguien? -dijo mientras entraba al pequeño recibidor de la casa.
-Estaba a punto... No importa. Ambos soltaron una risa.
-Y ahora quien? Algun alumno? Algun fan del aclamado escritor?
-No... Un-
En ese momento el chico bajo por las escaleras abrochando el ultimo boton de su camisa. Era un muchacho joven, y guapo pero algo imprudente.
-Cobro mas si es trio eh. Aunque... -el chico se paseo como gata en celo delante de Alejandro, sin despegar sus ojos de su pecho, que para tener treinta y cuatro estaba muy bien marcado-, podria hacerte un descuento.
-Gracias por la oferta, pero no gracias.
Despues de una melosa despedida el chico se fue, dejando a Carlos y Alejandro solos.
-Eres un cabron. De seguro no tiene ni siquiera 18. De donde lo sacaste?
-Un "fan" del "aclamado" escritor.

Esa noche, los dos amigos platicaron de tantas cosas, se pusieron al corriente con las noticias (chismes) de sus companeros de universidad. Carlos le conto que habia vivido con un tipo por dos anios, pero al final no pudo funcionar.
Alejandro aprovecho la oportunidad para invitarlo a su boda el ano suguiente. -Como que te casas wey!?
-Asi es, ya no se te pudo hacer conmigo.
Fue una velada agradable, llena de risas y algunas cervezas.

Pasaron los dias y Alejandro todavia seguia en casa de Carlos, esperando el fin de mes para viajar a Australia por su futura esposa.
Una noche, Carlos llego de la oficina en la tarde y no encontro a Alejandro. Se cambio de ropa y fue a la alberca a nadar un rato. Cuando regreso, dos horas despues, la luz de la cocina estaba encendida. Alejandro estaba en casa y se disponia a cenar algo ligero.
Desde la universidad, Alejandro se preocupo pr su fisico de una manera incluso obsesiva. Seguramente habia ido a corer o hacer algo de ejercicio. Traia una playera de tirantes negra, su pantalonera y tenis negros con gris. Cuando Carlos abrio la puerta, se encontro con el cuerpo de su amigo inclinado dentro del refri.
-Hey, quieres algo de cenar? Voy a hacerme un sandwich.
Carlos no pudo evitar que sus ojos viajaran a la entrepierna de Alejandro. El bulto que se notaba ahí, era realmente apetecible.
-Gracias, prefiero algo mas fuerte.
En cuanto dijo esto, se ruborizo y subio rapidamente a su habitacion.
-Estupido -se dijo con una discreta sonrisa mientras se qiutaba la playera y aventaba su pantalon sobre la silla del escritorio.
<"Quiero algo mas fuerte"- repitio el mismo su linea en tono de burla- no te pudiste haber visto mas urgido wey.
Se encamino a su closet, saco una playera nueva y se la puso.
Cuando volteo para salir de la habitacion, Alejandro apago la luz con su mano, dejo una botella de agua sobre el peinador y camino hacia donde Carlos habia permanecido de pie.
-Quieres... Algo... Mas... Furete? -pregunto con las respectivas pausas, enfatizando en sus intenciones.
-Que haces wey? Deja de estar jugando.
-No estoy jugando. La verdad es que... El verte en traje de bano, junto con todos los demas cabrones enseguida de ti, me prendio muchisimo. Me imagine que hacen dentro de las regaderas.
-Como que me viste en traje-
-Sigues nadando en la alberca del campus, no?
-Si, pero como... Me seguiste?
La sonrisa de Alejandro hizo que las rodillas de Carlos se doblaran. Tanto de la emocion como del miedo.
-Que haces Alejandro? Que es esto? Te vas a casar wey!
-Cres que no lo se? Por que cres que estoy aqui, eh? No podia dejar que te me escaparas. Llevo dias y noches practicamente saltandote encima, y pasado manana me voy y regreso dentro de seis meses. No podia aguantar tanto!
<Reconozco que es un poco inapropiado, pero... Debo tenerte.
-Estas loco.
-Tal vez. Pero no me vas a decir que no lo quieres.
El tenia razon, vaya que Carlos anhelaba estar con Alejanro. Lo unico que tenia en mente era su cuerpo en ropa deportiva, delante de el.
-Bien...

Solo esa palabra basto para que Alejandro se lanzara sobre Carlos, lo tumbara en la cama y comenzara a quitarle la ropa.
El cuerpo del nadador quedo a la vista en segundos y fue cuando Alejandro se quito su playera. Su pecho lo adornaba una pequena capa de vello, sus muscuos eran firmes y verdaderamente apetecibles a la mente de Carlos.
Se quito la pantalonera y fue entonces cuando Carlos lo recosto en la cama. El se monto sobre Alejandro y -de manera desenfrenada- comenzo a olfatearlo.
Olia a sudor, pero era un aroma sumamente delicioso que se quedaria por siempre en su mente. Definitivamente habia corrido. Su entrepierna estaba impregnada de un aroma a puras hormonas. Una invitacion al placer.
Olfateo su pecho, su cuello, su abdomen. Fue toda una delicia.
Alejandro tomo de la cintura a Carlos y lo coloco sobre su entrepierna.

Esa noche, los dos amigos honrraron la amistad que los unia, y reforzaron la cercania con el puro acto del amor.

Pasaron los dias y Carlos, acostado enseguida del chico con el que habia durado dos anos, todavia pensaba en aquella maravillosa noche en que compartio su lecho con su gran amigo Alejandro.

Una noche, mientras hacia el amor con su actual pareja, a Carlos se le ocurrio una loca idea, y dijo:

-Amor... Podrias- podrias ponerte una pantalonera, y tu playera negra de tirantes?

:::::::::


Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

viernes, 25 de junio de 2010

El Cielo Llora

El Cielo llora por todos los pecados que se han cometido.
El Cielo llora por los justos que son perseguidos por serlo.
El Cielo llora por contemplar la ignorancia de la gente.
El Cielo llora por las atrocidades del ser humano.
El Cielo, esta noche, llora de desesperacion al no entender que esta pasando.
El Cielo llora cuando piensa que todo se ha perdido.
El Cielo llora cuando no ha podido recuperar algo de lo perdido.
El Cielo, hoy, llora para borrar las pisadas de sangre en las calles de nuestras ciudades. El Cielo llora para intentar borrar la tristeza y enjugar el dolor de nuestra ciudad.
Hoy, el Cielo llora con la ilucion de contemplar un mejor manana. Depende de nosotros evitar que... Manana, el Cielo llore de nuevo.

:::::::::::

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

miércoles, 23 de junio de 2010

Juegos de niños


Juego de niños.


Cuando me dirigía a casa aquella tarde, jamás me imaginé ver lo que estaba sucediendo en el jardín trasero.

Había sido un día difícil en el trabajo, había estado ocupado en la oficina y ni siquiera mi rutinaria taza de café y el cigarrillo en el área de fumar, pude disfrutar. De frente a la computadora, con el teléfono en una mano y la agenda en la otra, es una manera un tanto difícil de pasar las horas en tu trabajo ―por más que lo ames―, aunque realmente me gusta estar ocupado en algo.

Siendo asistente de un importante autor de grandes y reconocidas novelas, llega a ser desgastante.

En fin, manejaba por la avenida, con la ventanilla del automóvil abajo, traía recogidas las mangas de mi camisa y el nudo de la corbata estaba flojo. El saco de mi traje estaba en el asiento trasero, junto con un montón de papeles que tenía que revisar. No me gustaba llevarme trabajo a casa, pero en esa ocasión, fue totalmente necesario.

Cuando llegué a la casa, me estacioné en la rampa de la cochera y caminé con la reserva de mis fuerzas hacia la puerta principal. Lo que quería era una cerveza bien helada y bañarme, para poder ponerme a trabajar. Ese era mi plan para esa tarde, así que me dirigí a la cocina, después de tomar algunos sobres con cuentas que pagar, y abrí el refrigerador. Tomé una de las cervezas que él me había recomendado comprar, eran verdaderamente buenas.

Después del primer trago, todo fue diferente. Mi cuerpo se relajó, mi garganta se enfrió y lancé un suspiro a la casa vacía. Subí entonces las escaleras hacia el estudio ―que en realidad era un pequeño cuarto que entre él y yo teníamos cubierto de libros, con una computadora y un pequeño escritorio con una silla― y entré sin encender la luz. Coloqué la lata sobre el escritorio recordando que muy seguramente dejaría una huella de agua en la superficie y que se iba a molestar enormemente, pero continué vaciando mis bolsillos sin ánimos de conseguir alguna servilleta. Cuando revisé que no hubiera alguna llamada perdida o mensaje en mi celular, lo coloqué enseguida de la carpeta que tenía contratos editoriales y fue cuando escuché.

Eran apenas unos susurros. Unos murmullos prácticamente imperceptibles. De hecho, al principio pensé que era el mismo silencio que estaba amartillando mis orejas y lo que escuchaba era ese sonido tan característico que tiene el absoluto silencio ―que realmente era debido a que me había acostumbrado al ruido de afuera, como cuando entras a una habitación oscura en un día muy soleado, solo que me gustaba decir que el silencio total, emite un sonido muy relajante.

Lo que escuché provenía del jardín de la casa, al menos pensé que así era. Pero después de una ardua y exhaustiva labor de investigación, que bastó con acercarme a la ventana, corroboré que efectivamente los sonidos provenían del patio de mi casa. Esos sonidos eran como suspiros, eran exclamaciones de diversión, agotamiento y movimientos sumamente rápidos. Como esos golpes de aire que se hacen al correr.

¿Qué demonios? Me pregunté, mientras abría un poco las persianas para poder ver con mejor claridad. La escena que se desarrollaba en el pasto de mi jardín, me dejó sin aliento.


Mi novio estaba arrodillado sobre el pasto, con sus manos en sus piernas, con nada más que un simple bóxer blanco.

Su bello cuerpo saltaba a la vista en ese color verde fuerte, el tono de su piel hacía una combinación perfecta de naturaleza y seducción… como si se tratase de un Adán contemporáneo, después de haber comido el fruto prohibido, cubierto no por hojas, sino por una prenda sumamente provocativa y seductora que yo, precisamente, le había comprado el catorce de febrero.

Su única prenda era de color blanco con la banda roja ―me encantan esos colores, y más cuando él los presume tan abiertamente―, ajustado alrededor de sus gruesas y firmes piernas, alabado sea quien llegó a inventar la bicicleta y el ciclismo.

Lo que me desconcertó un poco era precisamente eso, no traía nada más que el bóxer blanco. Su perfecto pecho se elevaba y volvía a bajar con su respiración agitada, además que el sudor le daba un toque increíblemente sensual (y sexual) a su postura. Alcancé a ver todo: sus manos, sus piernas, sus pies, sus brazos, sus hombros. El tatuaje que me volvía loco cuando lo tenía al alcance de mis caricias. Su cabello caía sobre su nuca, y algunos mechones se desplazaban hacia enfrente.

Era hermoso. No había otra manera de decirlo, verdaderamente hermoso.

Aunque no comprendía qué demonios estaba haciendo en el jardín de la casa, semidesnudo. Hasta que comprendí lo que estaba haciendo. Eran verdaderamente juegos de niños, lo que estaba haciendo nuestro perro y él.

De pronto Rex salió corriendo detrás de él, con un hueso de plástico en el hocico, se paró de repente y se inclinó sobre sus dos patas delanteras. Su cola se movía rápidamente, mientras esperaba que le arrojaran de nuevo el hueso. Efectivamente eso fue lo que hizo.

Rex corrió hasta el otro lado del jardín y en esa ocasión, mi hermoso chico semidesnudo, se tiró al pasto y esperó que el ágil labrador regresara nuevamente.

Juntos rodaron por el jardín, y desde donde me encontraba podía escuchar las expresiones de mi novio, como las exhalaciones de Rex. No evité el sonreír, aunque no lo intenté, abrí un poco más las persianas y mantuve la vista.


Al poco tiempo, de una manera inconsciente, bajé mi mano y comencé a acariciar mi entrepierna. El verlo de esa forma: en verano, con su cuerpo a plena vista, la fuerza que hacía en sus brazos cuando trataba de mover a Rex, el sudor en su cuerpo, y definitivamente el miembro que hacía insinuaciones desde esa distancia; todo eso me llevó a desearlo conmigo, me llevó a comenzar una sesión de deseo y contacto físico, al menos en mi mente.

Los dos seguían dando vueltas, abajo en el jardín. De pronto él imitaba las posiciones que tomaba Rex, de pronto se colocaba frente a él como si fuera otro perro, apoyado sobre sus rodillas y sus manos. Sabía lo que estaba haciendo ―lo había visto hacerlo en otras ocasiones― le estaba gruñendo a Rex, quien seguramente le estaba contestando los gruñidos. A veces pienso si es capáz de poder comunicarse con él.

La escena me conmovió totalmente el corazón, pero por otro lado… el ver al amor de mi vida comportarse como… como un animal, me llenó de lujuria y deseo. Me quité la camisa y la dejé caer al suelo, desabroché mi pantalón y también terminó a mis pies. Jugué un poco con mi propio bóxer antes de que terminara junto con las demás prendas.

Estaba disfrutando de todo, la vista, el tacto, mi imaginación. Hasta que no pude más. Salí de la habitación abarrotada de libros (y oleos aún frescos ―era pintor) y caminé hasta nuestra habitación. Encendí un varias velas y al mismo tiempo encendí la luz. Quería que supiera que ya había llegado.

El truco resultó, casi inmediatamente el jardín se quedó en silencio y la puerta de la cocina se cerrón, indicándome que ya había entrado. Sentí el peso de su cuerpo por la escalera, mi corazón latía con fuerza, cada pisada que daba en los alfombrados escalones, era un retumbar de mi corazón contra mi pecho.

Escuché cuando exhaló el último escalón que dio, y al momento en que se detuvo en el umbral de la puerta, su rostro no daba crédito de lo que tenía frente a él.

No me apena decirlo: estaba recostado en mi cama, con mi miembro en mi mano y una cara del más fino placer. Estaba totalmente desnudo, con mis ojos cerrados y la espalda arqueada. Mis pezones estaban duros y mi pecho subía y bajaba rápidamente.


―¿Qué…?― preguntó, pero no pudo terminar… al menos la pregunta.


Todo lo que sucedió esa noche ―que a fin de cuentas hizo que me olvidara de todo el trabajo que tenía pendiente― lo recuerdo vívidamente, y aún sonrío.


Sonrío porque, lo que hicimos aquella noche fue un juego de niños.


Anoche

Anoche estuve desnudo nuevamente,
Anoche deje que las caricias de mi cama me arullaran, cual bebe bajo el abrazo protector de su madre.
Anoche me sumergi en e mundo de los suenos, desnudo y esperando tus caricias que jamas llegaron. Cerre mis ojos y anhele con todas mis fuerzas que mi mano, la que me daba ese pacer silencioso y modesto, fuera la tuya.
Anoche dormi desnudo, pensando en ti.

:::::::

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

A Very Merry Un-Birthday!!!!

"... One birthday every year!
Ahh but there are 364 un-birthdays!!..."

A VERY MARRY UN-BIRTHDAY.... FOR YOUUUUUUUU!!!!!!
video

Hey Thad!!!! a very merry un-birthday to you!

love ya!

martes, 22 de junio de 2010

Illusions

Solo algo en qué pensar.
Una frase de la canción de Illusions, de Ryan Cabrera, llamó poderosamente mi atención: Open your mind and you're free.


Middle of the night and it's getting so hard to breathe
You can't sleep, can't think, can't hardly dream
Do you fear what the world wants you to be?
Open your eyes and just see what the world is
Open your mind and you're free

There's more in this world than we see
Just leave these illusions behind and run with me
if all of the things that you thought you would be
Pass you by
We'll find what we need in our lives
We'll find what we need in our lives

I spent a lifetime hoping it would come to me
Getting lost in the lies I believed
We're covered by a mask that we think is our sin
But never realize that the truth is within
Open your eyes and just see what the world is
Open your mind and you're free

There's more in this world than we see
Just leave these illusions behind and run with me
if all of the things that you thought you would be
Pass you by

And what are you hiding from?
Is it safe there inside your walls?
'Cause your chance is bound to come
If you're strong enough to live at all
We'll find what we need in our lives
We'll find what we need in our lives
Open your eyes and just see what the world is
Open your mind and you're free

There's more in this world than we see
Just leave these illusions behind and run with me
if all of the things that you thought you would be
Pass you by
Pass you by

There's more in this world than we see
Just leave these illusions behind and run with me
if all of the things that you thought you would be
Pass you by
We'll find what we need in our lives
We'll find what we need in our lives

sábado, 19 de junio de 2010

Tatuajes








La tinta penetró en su piel. Por cada uno de sus poros sintió cómo el torrente de tinta entraba y lo inundaba con un nuevo poder... como esas veces tan apasionadas en que su compañero lo amaba en la intimidad de la cama. Como en esas ocasiones en que solo estaban ellos dos, así sintió cuando la tinta trataba de conciliarse con él.
La emoción lo estaba llegando a marear... o tal vez era todo el proceso, lo que le resultó un tanto aterrador. Pero no había problema... estaba deterimnado a marcar su piel y eso era exactamente lo iba a hacer, además, ¿qué podría salir mal? Esa noche iba a mostrar -con gran orgullo- el dibujo insinuante que se desplegaba en esa parte tan sensual de su cuerpo, como una bella exposición de arte y erotismo.
Esa noche iba a mostrar el tatuaje que traía debajo de su ropa... sería una verdadera sorpresa cuando, al momento de que fuera despojado de sus ropas sobre las sábanas de seda, saltara a la vista el diseño que había escogido especialmente para él... para su amante.

domingo, 13 de junio de 2010


"Sobre él se encontraba un hermoso lobo color canela, con los ojos cerrados. Junto al animal, en un sillón de respaldo alto con orejeras a los lados, estaba un hombre delgado de facciones finas, con el cabello largo – igual que el de Nahtiash – de color blanco.
[...]

El hombre acariciaba tiernamente, mostrando orgullosamente los anillos, el lomo del lobo que dormía a su lado. En su rostro había un brillo de lujuria cada vez que enredaba sus dedos en el pelaje del animal. Nos dimos cuenta que estaba desnudo, cubierto por un abrigo – como los que nos habían proporcionado a nuestra llegada.

―Bienvenidos – dijo Nahtiash y el lobo que dormía a su lado abrió los ojos y levantó la cabeza, nos miró primero a Axel y después clavó su mirada penetrante en mi rostro. Me vio directamente a mis ojos – me permito presentarles al líder de esta manada: Nikolai Kolya Elʹ-Grande."[...]

La escena en la que Jordan y Axel, llegan a la habitación de Nikolai, fue precisamente inspirada en esta ilustración de Anubis con lo que parece ser algún otro chacal (o perro). Naturalmente, el perro que duerme sobre el taburete es Yagtiah, y en este caso Anubis, en la historia pasó a ser Nikolai en forma humana

La fuente de inspiración



Estuve revisando unos archivos que tenía guardados hace mucho tiempo, y particularmente estas imágenes me trajeron buenos recuerdos.


Son algunas imágenes que me ayudaron bastante para escribir The Wolve's Howl, hace ya más de medio año.


Ésta sirvió como base pare estructurar la escena del cumpleaños de Jordan en el club.


Después de estar bailando, los chicos comienzan a tener un poco más de privacidad (cosa que no es imposible en un antro lleno de personas alcoholizadas, al contrario... resulta sumamente sencillo) y Jordan toma del cuello a Axel para comenzar a hablarle directamente al oído... después el ambiente comienza a ponerse un tanto... erotizado.


"Estábamos bailando, y todo Axel me invitaba a tomarlo. Su cuerpo tenía un brillo de múltiples colores sobre él. El azul bañaba su pecho con un rayo, el rojo de pronto apuntaba a su espalda, el amarillo y el verde lo envolvían completamente, el morado acariciaba su rostro. Todo lo que veía a mí alrededor era una invitación. Solamente tenía que extender mi mano y aceptarla. Tomarlo. Recuerdo que, en un momento, puse mis brazos alrededor de su cuello y me acerqué para hablarle a su oído.


―Te deseo tanto – le dije – quiero que me tomes de nuevo, como aquella vez en el bosque. Quiero que me liberes como solo tú lo sabes hacer. Me fascina tenerte en mis brazos, así te puedo acariciar. Tocar. Morder. Besar." [...]

damn!








Damn... he's a sexy WOLF!

miércoles, 9 de junio de 2010

Parte III

-Caridiel fue considerado por muchos el protector de los corazones. Al menos esa fue la imagen que quisieron hacerle ver al Vaticano para el anio de 1400 y evitar que fuera vetado.
<Desafortunadamente, el Vaticano no cayo en esas afirmaciones y considero a Caridiel como lo que en verdad era: El Angel del Pecado.
-Del pecado? Satanas?
-No - contesto Claud con paciencia (otro don de su baturaleza vampirica, supongo) - el Angel del Pecado, no el Rey del pecado.
<Caridiel en verdad, aunque sus seguidores se mientan ellos mismos, era el Angel encargado de llevar el placer y el deseo a los hombres. Se debia de encargar que se usaran como dos dones extras de Dios a sus hijos, como la sabiduria y los demas.
<Era, incluso, la tarea mas dificil, y la mas peligrosa. Los hombres no saben que hacer con el placer y no pueden controlar el deseo.
<Fue por esto que el Vaticano decidio olvidarse de la figura de Caridiel de una manera tan drastica. Afirmaron que era el mensajero de Satan que llevaba la lujuria a todos los hombres.
<Naturalmente esto era incorrecto. Como sabes, el pecado nace en el hombre, y el hombre nace en pecado - segun la iglesia - asi que no es posible que exista un angel que "lleve" el pecado hasta los hombres.

Habia estado tan concentrado en las lineas de Caridiel, en sus facciones, en su pecho, sus brazos, sus piernas, que no me percate que Claud estaba sentado en uno de los sillones al lado de la cama.

-Que es lo que trae en la mano? -pregunte volteando a verlo mientras me dirigia hacia donde el estaba- que hay dentro del cofre?
-Dentro del cofre encontraras lo que mas te haga sudar. Lo que haga que tu corazon se acelere subitamente.
<Dentro, encontraras el objeto de tu verdadero placer. Concentrate en lo que deseas encontrar ahí dentro, Jordan, concentrate con todas tus fuerzas.
<No te sientas mal por tener pensamientos impuros con Caridiel - me dijo mientras me recostaba suavemente en la mullida cama, desde donde todavia podia ver al imponente angel -, si los tienes es porque el habra cumplido su mision...

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

Parte II

Despues de contemplar con detalle la magnifica escultura, no pude evitar sentirme como el peor de los pecadores. Pero no habia nada, verdaderamente, que pudiera hacer. La estatua, en todo su orgullo y esplendor, dejaba en mi esos pensamientos de... Deseo.

-Es comprensible - me dijo Claud con ese tono tan sofisticado.
<La historia de Caridiel es una verdaderamente interesante.
-Por que el Vaticano se empeno en destruir la figura de Caridiel? -no podia creer que algo tan hermoso hubiera sido considerado malo.
-Precisamente por lo que la estatua esta haciendo sobre ti en estos momentos.

Claud tenia una manera interesante de contar las historias, supongo que tantos anios de existencia como vampiro le dejaron eso de recompensa.

Mire fijamente a Claud buscando alguna respuesta, solo que el se tomo su tiempo y me permitio perderme un poco mas en la belleza del angel.

Sus alas se mostraban majestuosas y enormes. Sus brazos demostraban una fuerza iconica, una fuerza inherente a los hombres (otra diferencia que note con los demas angeles, Caridiel era claro que tenia rostro y cuerpo de hombre).
Sus manos tenian la firmeza y el poder de alguien con determinacion. Con la derecha sostenia un cetro y en la palma izquierda sostenia una pequena caja, como un cofre.

Reconozco que, sin saber de la historia del angel, despertaron en mi los mas humanos deseos mientras estaba de pie frente a el.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

martes, 8 de junio de 2010

Caridiel, y la historia del deseo

-Caridiel es un angel no por muchos conocidos. De hecho, su figura fue denigrada y el Vaticano se ocupo en destruir cada monumento erigido en su nombre.
<La tarea se realizo con tal precision y disciplina, que me atreveria a afirmar que esta es la unica escultura de angel, que queda intacta.

Era una estatua de marmol blanco, enorme y perfectamente tallada. Incluso era mas alta que yo. Toda su majestuocidad se extendia delante de mi, como el extendia sus alas con orgullo. Sin miedo.

El rostro era hermoso, con ojos de tamano perfecto. Estaba enmarcado por el cabello de rizos labrados sin defecto.
A diferencia de los demas angeles que he visto en pinturas y fotografias, Caridiel no llevaba largas tunicas que le cubrieran el cuerpo. Tenia el pecho desnudo y mostraba orgullosamenute los musculos marcados y delineados, no de una manera grotesca y saturada, sino sutil y seductora.

Debajo de su abdomen, donde los humanos tienen la primera cicatriz de su vida, tenia una falda que parecia ser de uniforme de algun gladiador en el circo Romano.
Sus piernas estaban desnudas y estaba descalzo, mostrando sus poderosos muslos, que estaban en contraste con la delicadeza de sus pies.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

jueves, 3 de junio de 2010

3.5

Thad, mi amado Thadeus.

Han sido tres anios y seis meses de risas, alegrias, logros alcanzados y nuevas metas que anhelamos alcanzar.

Han sido tres anios y seis meses de tristezas, enojos, caidas y golpes, de suenios perdidos y objetivos que parecen inalcanzables, pero aun asi deseo esta vida contigo, quiero una vida a tu lado y ESO es la vida. El dia y la noche, el blanco y el negro, el bien y el mal, la felicidad y la tristeza, porque realmente no son antonimos, son complementos necesarios pues necesitas de uno para conocer el otro.

Asi es la vida y yo quiermo mi vida a tu lado.

Asi somos nosotros, somos el Ying y el yang, somos independientes, pero tenemos un poco del otro en nosotros.

Felices tres anios seis meses. Te amo.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

Hay veces

Hay veces en que nuestras palabras salen sin sentido ni coherencia. Hay ocasiones en que con tan solo cinco, seis o menos palabras mal dichas, y mal pensadas, se viene abajo todo el trabajo y el esfuerzo que se pone en la vida.

Hay ocasiones en que las palabras llegan a derrumbar los castillos y torres que se construyen... Afortunadamente no sucede muy seguido, afortunadamente, hay veces.

Hay veces que el hablar resuta mas peligroso de lo que parece. Hay ocasiones en que nuestras palabras repiten lo que nuestra mente les dice, sin miedo al resultado. Sin miedo.

Anoche, eso me sucedio... Las palabras salieron de mi boca, sin antes haberlas pensado, o incluso tomado la molestia de acomodarlas y que sirvieran para darnos un resultado mas satisfactorio.

Hay veces en que las palabras cargadas de despotismo, cubiertas de locura y con falta de razon, hacen que efectivamente, el sudor de la frente pierda el significado de lucha y esfuerzo y se convierta en una secresion mas del cuerpo humano. Gracias a lo complejo de todo por lo que atravesamos, es facil perder de vista el faro que nos recuerda por donde es el camino.

De pronto, entre tantas calles y callejones similares es muy sencillo, sumamente sencillo, extraviarse y olvidar el objetivo que se tiene al momento de iniciar el viaje.

Dejemos el equipaje, dejemos el peso extra, y solo caminemos con nuestras ideas firmes, con todo lo que nos podra servir como guia... Como aquel faro, que muchas veces se pierde detras de una espesa niebla pero que a fin de cuentas esa luz se abre camino a iluminar las aguas oscuras de la vida.

Y, entonces, cual es la solucion a la destruccion que causan las palabras que tal ves bien intencionadas salen como loa jinetes del apocalipsis? Solucion? No creo que exista, puesto que el danio se hizo.. La Guerra, el Hambre y sus hermanos salieron a buscar victimas, y las encontraron.

No, despues de hablar ya no hay solucion, solo una promesa para el futuro. Pensemos. Pensemos antes de hablar, pensemos antes de actuar... Solo pensemos.

No me disculpo por hablar. Nunca lo he hecho y no pienso hacerlo, no me disculpo por hablar... Me disculpo por hablar sin pensar.

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel