Has pensado....

: : : ―Deberías ver los ojos de Axel ―contesté dándole la espalda mientras caminaba hacia la ventana que (no fue ninguna sorpresa) estaba cubierta por tablas.
«Incluso tú llorarías al ver esos ojos.» : : :

jueves, 30 de septiembre de 2010

Entre el Cielo y el Infierno (extracto)

¿Desear a un demonio? Oh, el oprobio, la sodomía, el pecado, el Apocalipsis, el Infierno, la catástrofe, la Bestia, los seiscientos sesenta y seis azotes con el látigo de la vergüenza.

Pero Fabien deseaba a Karmesí y ésa era su realidad. Deseaba el oprobio, la sodomía, el pecado, el Apocalipsis, el Infierno, la catástrofe, la Bestia, las seiscientas sesenta y seis embestidas que le había obsequiado esa noche fría y jadeante, antes de derramarse en sus entrañas y en su alma”.

::::::::::::::

Extracto de la obra “Entre el Cielo y el Infierno” de la autora Nimphie Knox (probablemente conocida por algunos). Recomiendo la obra, estoy por iniciar el capítulo cinco, sin embargo me ha cautivado desde que comencé el prólogo. Una redacción interesante y cargada de simbolismo, sumamente atractiva a los sentidos y sobre todo llena de emociones.

Una relación un tanto inusual.

Más allá de las experiencias homoeróticas, más allá de las escenas explicitas cargadas de amor entre los dos protagonistas, más allá de toda la pasión y las explosiones sexuales entre ellos.

Una relación un tanto inusual, no encuentro otra manera de describir la relación de Emmanuel y Alexieu, quienes al final se encuentran entre el cielo y el infierno.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Falta de inspiracion

Una terrible falta de inspiracion azota mi mente. En estos momentos, por mas que intento dormir, para despejar mi cabeza y alcanzar un balance entre mis pensamientos en cuanto mi vida, y mis ideas en cuanto a mi vida 'artistica'; me resulta por mucho sumamente dificil poder alcanzar un estado de tranquilidad que perdure por mas de un dia.

No alcanzo a comprender por que me es tan complicado aclarar y ordenar mis ideas para poder armar una simple historia (aunque no hay una historia verdaderamente 'simple', mucho menos en la cabeza de este escritor), no entiendo -y me frustro por consiguiente- por que me resulta tan complejo el armar una estructura, con base de ideas, sentimientos y acciones. No comprendo, como es que a muchos les resulta tan aparentemente sencillo alcanzar una meta, el culminar alguna publicacion o cualquier otro salto enorme... Seguramente sera falta de interes, seguramente sera una fuerza de voluntad mas grande, pero en lo personal me resulta por demas abrumador.

Mi trabajo y esfuerzo artisticos, parecen no dar frutos. Estancados en el disco duro de mi computadora, fiel calmante contra la ansiedad y quien ha recibido los duros golpes de la inspiracion que en ocasiones llega con regularidad, mas que, sin embargo, lleva mucho tiempo sin un buen punetazo de fluidez literaria.

Mi mente se contrae a un mundo, un mundo del que no tengo llave ni control. Me veo obligado a estar dentro de el, sin poder dominarlo ni huir a nuevas praderas de la inteligencia y la creacion literaria.
Todas las ideas (montonesde ellas) llegan a mi mente a todo galope, solamente para amontonarse en quien sabe cual rincon de mi oscuro cerebro y permanecer ahí... Para aguardar anios, hasta que por viejas perezcan a causa del encierro y la enfermedad del olvido de su propio guardian: yo.

La falta de inspiracion es como un cancer... Debe tratarse inmediatamente, de lo contrario se esparcera a todos los rincones de nosotros. Secara aquel oceano donde viven La Gente del Mar, quemara el Bosque Encantado y todos los Enanos de los Hongos moriran sin remedio. El desierto del Gran Aguila se vera envuelto en oscuras noches con tormentas de arena y no podra volar nunca mas.

!Cuidado!
!Cuidado con la falta de inspiracion!

Es el enemigo mas antiguo que tenemos los escritores, y todos aquellos quienes dedicamos parte de nuestra vida a mantener vivo el fuego de las artes.

::::::::::

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

martes, 21 de septiembre de 2010

Deseo

El deseo ardia,como fuego liquido, en su sangre.
En lo unico que pensaba era en lo matravilloso de su cuerpo, y en que hacia demasiado tiempo no estaban asi, los dos en un ambiente conocido, y con toda la casa para ellos solos.

Cuando las caricias en su pecho llegaron, su corazon se reanimo; los besos en sus pezones hicieron que le recorriera un escalofrio por todo el cuerpo. Como un rayo que lo fulmino desde su cabeza hasta los pies.
Pero, en realida, fue la promesa de su hombria, lo que hizo que el muchacho (desnudo y en sus brazos) se estremeciera como pez fuera del agua.
Fue esa idea futura y cierta, fue la idea de que protnto lo estaria albergando dentro de el, entre sus pierna; fue precisamente eso lo que hizo que disfrutara el momento.

Incluso, mucho despues de aquel momento, el joven (sentado en su sillon favorito) piensa en lo que sucedio, todavia con la sensacion de serenidad y con la sensacion de una completa realizacion en su vida; con una inmortal sonrisa, escribe estas lineas.

:::::::::

Me di cuenta que deje de escribir, y mas que dejara de escribir, deje de dedicar mi trabajo a quien amo.
Para ti, mi amado Thadeus.


Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

jueves, 16 de septiembre de 2010

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Entre fuentes y ninfas

Sentir el roce de tu piel ha sido mi fascinación desde hace tanto tiempo.

Contemplar tu cara y perderme en tus profundos ojos, siempre ha sido el alma de mis sueños mas eróticos.

Ven a mi, ven conmigo. Hagamos juntos el amor toda la noche, rodeados de fuentes y ninfas.

:::::::::

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

lunes, 13 de septiembre de 2010

Angel

El Angel llego y se poso sobre el. El chico, sumido en un profundo sueno, dejo que el Angel estirara su mano y sintiera el calor que emanaba de su entrepierna.

Dentro del mundo de los suenos, el Angel tenia un rostro familiar, sumamente conocido que solo logro despertar los mas profundos y secretos deseos del muchacho. Fue por esta confianza que permitio que siguiera con la violacion de ese espacio, hasta entonces solo explorado por el.
Despues de todo, el Angel llego aquella noche de lluvia en el mes de septiembre, guiado (sin lugar a dudas) por el mero deseo.

Llego y se poso sobre el, desplego sus alas y gozo del amor que el humano le ofrecia libremente.
Desde entonces, cuando los Angeles estan solos, bajan a la Tierra en forma de gotas de lluvia, para alcanzar, por lo menos en una ocasion, por una sola noche, el mas delicioso placer.

::::::::::

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

miércoles, 8 de septiembre de 2010

...

El reloj de la torre comenzo y termino con la decima campanada.

Su espalda estaba en contacto con la fresca sabana de la cama, sus pezones estaban erectos y de su boca escapaban caricias para los oidos de su amante.

El reloj de la torre comenzo y termino con la onceaba campanada.

Los dos sentinelas que protegian la pureza -y el terreno virginal del chico- bajaron su guardia, mientras se hacian a un lado para permitir la llegada de la lanza flameante.

El reloj de la torre comenzo y termino con la ultima campanada.

Las almas de los amantes se unieron, sus cuerpos se fusionaron y juntos viajaron al mundo inexplicable del deseo, el placer y el amor.

El chico entro y logro una expresion pura de felicidad en el rostro de su companero.
Con las piernas en sus hombros, todo parecia ser mas facil, mas sencillo (aunque despues entendio que tambien seria mas complicado).

Con sus piernas apoyadas contra sus hombros, la boca abierta de la que brotaban colibries y mariposas de musica; con la viril presencia dentro de el, esa noche los dos amigos comprendieron que solamente eso, los verdaderos amigos podrian aguantar un encuentro como aquel...

En sus corazones, sabian que todo estaba bien. Que ese era el camino que debian de seguir...

El reloj de la torre guardo silencio... En respeto al verdadero amor que se mostraba a sus pies.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

martes, 7 de septiembre de 2010

...

El reloj de la torre comenzo y termino con la septima campanada.

Gracias a la emocion de tenerlo a su lado, e impulsado por su aroma, el chico se aventuro a bajar por el abdomen de su companero, besando cada poro que habia en su piel.

El reloj de la torre comenzo y termino con la octava campanada.

Su boca lo recibio con gusto, y excesiva lujuria, lo tomo completamente y dejo que el calor de la carne se fundiera con el suyo propio.

El reloj de la torre comenzo y termino con la novena campanada.

Abrio sus ojos y disfruto del manto de placer que cubria el rostro de su amante... De su amigo. Se preparo entonces parta todo lo que se acercaba.

:::::::::

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

12 Campanadas

El reloj de la torre decía que un nuevo dia iniciaba

El reloj de la torre comenzo y termino con la primera campanada.

Paso su mano por su pecho como hacia tiempo no lo hacia: despacio y saboreando cada momento.

El reloj de la torre comenzo y termino con la segunda campanada.

Sus labios estaban sedientos del sabor de los suyos. Se arriesgo a probarlos y perderse nuevamente en ese mar de deseo e incomparable sabor.

El reloj de la torre comenzo y termino con la tercera campanada.

Las sedientas y ansiosas manos del chico viajaron al abdomen del amigo que estaba tirado frente a el, con una sonrisa de verdadero gusto y placer.

El reloj de la torre comenzo y termino con la cuarta campanada.

Sus dedos se divertian en la piel tersa y suave, firme y delineada, del chico que compartia con el aquel lecho erotico y seductor cubierto de seda.

El reloj de la torre comenzo y termino con la quinta campanada

Las ropas de ambos estaban tiradas sin cuidado ni ceremonia en el suelo de la habitacion, mudos e inservibles testigos de la lujuria y el deseo de aquellos cuerpos.

El reloj de la torre comenzo y termino con la sexta campanada.

La respiracion de aquellas dos almas que estaban por unirse mutuamente, y embarcarse en una gran aventura, se hizo mas intensa, igual que las caricias de sus manos.

::::::::::


Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel