Has pensado....

: : : ―Deberías ver los ojos de Axel ―contesté dándole la espalda mientras caminaba hacia la ventana que (no fue ninguna sorpresa) estaba cubierta por tablas.
«Incluso tú llorarías al ver esos ojos.» : : :

domingo, 2 de octubre de 2011

Felicidades

—Me alegra que no lo hayas hecho.
Le dije mientras lo veía fijamente a sus ojos. Estaba recostado sobre sus piernas, y él acariciaba mi cabello con ternura y un profundo amor.
—¿Qué? ¿Qué no haya hecho qué? —preguntó
—Que no me hayas pedido estar contigo antes o después. Me alegra que lo hayas hecho en ese momento. Ni antes ni después.
«Probablemente, si lo hubieras hecho en cualquier otro momento no estaríamos aquí. Si te hubieras adelantado probablemente sería otra la realidad. Tal vez hubiera dicho que no, tal vez hubiera corrido lejos de ahí… si lo hubieras hecho después, probablemente estaría con otra persona, y debía decir no.
«Eres como un mago —le dije con una sonrisa—.
—¿Como un mago?
—Sí. Recuerda… se dice que jamás llegan temprano o tarde. Siempre llegan en el momento en que se lo planean.
—Lo hice entonces porque era el momento en que verdaderamente te sentí mío. No tenías otras obligaciones, no tenías a alguien más a tu lado. No estabas ocupado. Eras mío y estabas frente a mí. Así que por eso lo hice…

Me alegra que lo hayas hecho.

Justamente anoche conversábamos en el auto, mientras acariciaba mi cabello… como en el fragmento que escribí, y escuchábamos esta canción y recordábamos lo que fue hace casi cinco años.

Felicidades amor, otro mes más.
Dejo la canción que escuchamos…

video

3 comentarios:

Thadeus dijo...

Con cada cosa me sorprendes mi amor, ya sea con un gran detalle o con el recuerdo de las pláticas que tenemos. Te amo pequeño, eres mi vida desde hace ya 58 meses (incluso me atrevo a decir que desde un poco antes)
Miles de besos, te veo más tarde.

Thadeus dijo...

Por cierto, me encanta esa canción :)

Xander VanGuard dijo...

Que puedo decir... me inspiras a tener este tipo de detalles. Eres por quien hago muchas cosas, lo sabes. Eres el motivo de muchos desvelos, cuando pienso y pienso por qué demonios no estas a mi lado. Eres el motivo de muchas alegrías, cuando sonrío cada vez que te veo... eres el motivo de mi llanto, cuando me emociona lo que me dices, como aquella noche en que me pediste que me casara contigo.

Te amo.